Biografía

André Joachim Jarlan Pourcel (Reignac o Rodez, Francia; 16 o 25 de mayo de 1941 — Santiago de Chile; 4 de septiembre de 1984) fue un sacerdote católico francés, muerto por Carabineros de Chile en la población La Victoria durante una manifestación contra la dictadura de Augusto Pinochet.

Jarlan fue ordenado sacerdote el 16 de junio de 1968 en Rodez y luego nombrado vicario de la parroquia de Aubin. Se desempeñó como asesor de la Juventud Obrera Cristiana y de la Acción Católica Obrera de la región. En 1982 estudió español en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica. En febrero del año siguiente llegó a la parroquia de la población La Victoria, en Santiago de Chile, donde sirvió junto su compatriota, el también sacerdote Pierre Dubois por un año y medio antes de su fallecimiento.

Muerte
La oposición a Pinochet llamó a jornada de protesta nacional para los días 4 y 5 de septiembre de 1984. El día 4 efectivos de carabineros ingresaron a la población La Victoria, reconocida como unos bastiones emblemáticos de resistencia al régimen militar, y al ser enfrentados por los pobladores con barricadas, fogatas, bombas molotov y miguelitos comenzaron a disparar al aire. Una bala atravesó la pared de madera de la casa parroquial de la población e impactó en el cuello de Jarlan mientras éste leía la Biblia, causándole la muerte.

Fue velado esa misma noche, y al día siguiente su féretro fue llevado en andas por pobladores desde La Victoria hasta la Catedral Metropolitana de Santiago.5 Su cuerpo fue repatriado a Francia el 8 de septiembre, yendo, de acuerdo al testimonio de Pierre Dubois, miles de personas a despedirlo al Aeropuerto de Pudahuel.

En 1991 fue incluido por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación en su informe sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura militar:

Testimonios múltiples y concordantes recibidos, dan cuenta de la desproporción de la acción policial, pues no resultaba en absoluto justificado el uso de armas de fuego frente a los hechos del momento y en un lugar densamente poblado. Los antecedentes expuestos llevan a esta Comisión a formarse la convicción que André JARLAN fue víctima de una violación a sus derechos humanos cometida por agentes del Estado que se excedieron en el uso de la fuerza.

Legado
La figura de André Jarlan es tenida en muy alta estima por los habitantes de la población La Victoria, donde es considerado un símbolo de los caídos durante el régimen de Pinochet. En la población se puede encontrar una gran cantidad de murales con su rostro. Una vez al año se le rinde una semana de homenajes con liturgias, velatones y una feria de derechos humanos.

Un parque de Pedro Aguirre Cerda, comuna donde se emplaza La Victoria, lleva su nombre.